Estos días he aprovechado para hacer un inolvidable viaje a Beijing. Tenía mucha curiosidad por descubrir los olores de la ciudad, de sus mercados, de su comida... Si tuviese que definir mi experiencia olfativa con una sola palabra, creo que elegiría "intensa". Una mezcla entre comida, contaminación y una higiene algo escasa, para lo que estamos acostumbrados los occidentales.
Si te gusta la costura, y aún no tienes regalo de San Valentín... Tengo la solución perfecta. Con este sencillo tutorial, podrás elaborar un saquito térmico con forma de corazón y olor a lavanda.
El chocolate tiene un olor fuerte, intenso. Dependiendo del tipo, sus matices son diferentes, pueden ir desde el cacao más amargo hasta el chocolate más dulzón. Hoy os dejo una selección de lo que me inspira este olor, sabor y color.
El marketing olfativo está enmarcado dentro del llamado marketing experiencial. Los olores pueden suscitar respuestas favorables en los consumidores, incrementar las compras, aumentar el tiempo de estancia en un local, cerrar un trato, etc. y todo ello sin que el consumidor sea consciente de ello.Seguro que sin darte cuenta has estado expuesto a este tipo de estrategias en multitud de ocasiones. Aunque países como Estados Unidos y Japón nos llevan una gran ventaja, el marketing olfativo está empezando a emerger en España.
Poco a poco, el marketing olfativo va ganando adeptos en nuestro país. Éste es el caso del hotel rural Casa Babel en Villalonga, Valencia. Gracias a su carta olfativa, sus clientes pueden elegir entre cuatro aromas, cuidadosamente seleccionados por la empresa Ambi-box, para hacer de su estancia un recuerdo inolvidable.

Pin It on Pinterest