Cuando pensamos en aromatizar un espacio, lo primero que viene a nuestra cabeza es una casa. Pero, ¿Por qué no aromatizar una evento?Imagina aromatizar el día de tu boda con un olor que te encante, seguro que cada vez que lo vuelvas a oler, ese día llega a ti para traerte recuerdos geniales. Una Comunión, un cumpleaños, una fiesta... Cualquier momento es ideal para crear una experiencia sensorial.

Como ya sabéis, me encantan los olores. Y una de las cosas en las que más me fijo al conocer a una persona es en su perfume. Me gusta memorizar colonias y perfumes, así que cuando alguien lleva alguna conocida, mi cerebro rápidamente la clasifica y le pone nombre. Narciso Rodríguez, One de Calvin Klein... Ya tengo fichadas a todas las personas de mi alrededor. Pero, ¿Y si cada uno tuviésemos un perfume único e irrepetible? La verdad es que sería genial.

La marca de chicles Trident ha realizado una innovadora acción de marketing olfativo en el metro de Madrid, concretamente en la céntrica parada de Sol. Así que nada más enterarme, fui a investigar y a comprobar con mi propia nariz en qué consistía.Dentro de la parada de Sol, Trident ha decorado las paredes y el suelo de parte de la estación con unos vinilos. "Descubre la nueva ola de frescor" es el claim con la que la marca de chicles presenta su nuevo producto.

Los olores están mucho más ligados a las emociones de lo que se puede pensar en un principio. Esto es debido a que la información olfativa llega a los centros más primitivos del cerebro, entre los que se encuentra la amígdala cerebral. Su papel principal es el procesamiento y almacenamiento de las reacciones emocionales.Es por ello que los estímulos olfativos nos pueden emocionar, relajar, animar... Determinados olores pueden modificar estados de ánimo. Por esta razón es muy interesante la aromatización de espacios en los que pasamos mucho tiempo. Las diferentes habitaciones de nuestra casa, la oficina, el coche. Son algunos de los lugares que podrás aromatizar según tus necesidades emocionales.

Pin It on Pinterest