El olor de un perfume es algo tan personal, que es importante elegir una fragancia con la que nos sintamos muy a gusto y sea un reflejo fiel de nuestra personalidad. Hay gente que lleva el mismo perfume desde hace años, y gente que va probando con la esperanza de llegar a encontrarlo alguna vez.Los gustos pueden ir evolucionando, y las situaciones cambian. Por eso lo importante es utilizar un perfume acorde con el momento en el que se está viviendo. Seguro que piensas que eso suena muy bien, pero realmente quieres consejos prácticos que puedas utilizar en el momento que te enfrentas a los cientos y cientos de botes que hay en las perfumerías, pues allá vamos...

Hoy os voy a contar algunas cosas muy interesantes sobre marketing olfativo. El sentido del olfato está empezando a destacar como una herramienta de marketing muy potente.Según un estudio de la Universidad de Rockefeller en Nueva York (1999), el ser humano recuerda el 1% de lo que toca, el 2% de lo que escucha, el 5% de lo que ve, el 15% de lo que prueba y el 35% de lo que huele. Una gran razón para que valoremos la utilización de olores en las estrategias de marketing.

Como os anuncié el otro día, he creado una nueva sección en el blog. Cada semana seleccionaré una planta aromática y os contaré un montón de curiosidades y trucos para poder sacarle el mayor partido a estas joyas de la naturaleza. Para empezar, no podía hacerlo de otra manera que con una de mis plantas favoritas: la Lavanda.

En cuanto me enteré de esta exposición sobre perfumes de la historia, no me lo pensé dos veces. El mismo día que la inauguraron fui a verla con muchísima curiosidad.El canal de televisión Historia junto con Movistar TV presentaron la exposición Los perfumes de la Historia, una original muestra en la que se recrean los olores de algunos de los protagonistas de la Gran Guerra como Stalin, Mussolini, Churchill o el mismísimo Hitler entre otros.

Pin It on Pinterest