El chocolate tiene un olor fuerte, intenso. Dependiendo del tipo, sus matices son diferentes, pueden ir desde el cacao más amargo hasta el chocolate más dulzón. Hoy os dejo una selección de lo que me inspira este olor, sabor y color.

El marketing olfativo está enmarcado dentro del llamado marketing experiencial. Los olores pueden suscitar respuestas favorables en los consumidores, incrementar las compras, aumentar el tiempo de estancia en un local, cerrar un trato, etc. y todo ello sin que el consumidor sea consciente de ello.Seguro que sin darte cuenta has estado expuesto a este tipo de estrategias en multitud de ocasiones. Aunque países como Estados Unidos y Japón nos llevan una gran ventaja, el marketing olfativo está empezando a emerger en España.

Pin It on Pinterest