Después de un pequeño parón de verano, volvemos a la rutina. Hoy os traigo un post sobre mi último viaje a Perú, la pena es que no os haya podido traer todos esos olores que me he ido encontrando por el camino. Este año he tenido la gran suerte de poder viajar un montón, una de las cosas que más me gusta hacer. En Nueva York encontré originales colonias con olor a pizza, a tormenta, o a Play Doh. En Beijing, olores fuertes y contundentes no aptos para olfatos sensibles. Pero, ¿A qué huele Perú? Sigue leyendo y lo descubrirás. Realmente es uno de los viajes más impresionantes que he hecho. La cultura, el paisaje, la historia, sus gentes... Son tan diferentes pero tan cercanos a la vez que desde el primer momento te sientes como en casa.

Estos días he aprovechado para hacer un inolvidable viaje a Beijing. Tenía mucha curiosidad por descubrir los olores de la ciudad, de sus mercados, de su comida... Si tuviese que definir mi experiencia olfativa con una sola palabra, creo que elegiría "intensa". Una mezcla entre comida, contaminación y una higiene algo escasa, para lo que estamos acostumbrados los occidentales.

Hace poco estuve en Nueva York visitando a mi amiga Natalia. Además de turistear y patear, aproveché la ocasión para poder oler en vivo y en directo la colección de Demeter Fragance Library. Demeter Fragance Library es una marca que elabora colonias, ambientadores y soluciones de baño con olores súper originales y muy muy sorprendentes. Entre sus fragancias más especiales, podrás encontrar botes con olor a piel limpia, a Gin & Tonic, a lluvia, a nieve, a cookies, a limpiacristales, a lavandería, a libro, a látex, a piscina, o a tormenta, entre mucho otros.