Después de un pequeño parón de verano, volvemos a la rutina. Hoy os traigo un post sobre mi último viaje a Perú, la pena es que no os haya podido traer todos esos olores que me he ido encontrando por el camino. Este año he tenido la gran suerte de poder viajar un montón, una de las cosas que más me gusta hacer. En Nueva York encontré originales colonias con olor a pizza, a tormenta, o a Play Doh. En Beijing, olores fuertes y contundentes no aptos para olfatos sensibles. Pero, ¿A qué huele Perú? Sigue leyendo y lo descubrirás. Realmente es uno de los viajes más impresionantes que he hecho. La cultura, el paisaje, la historia, sus gentes... Son tan diferentes pero tan cercanos a la vez que desde el primer momento te sientes como en casa.