Marketing olfativo: El caso de Dunkin’ Donuts

El marketing olfativo consiste en utilizar diferentes olores para persuadir al consumidor. Los objetivos pueden ser: aumentar el tiempo de estancia en un local comercial, cambiar un estado de ánimo, utilizar el olor como reclamo, construir una imagen de marca más completa… Pero como objetivo final, el marketing olfativo intenta incrementar las ventas.

Personalmente creo que este tipo de marketing es muy interesante, pero la línea entre la persuasión y la manipulación es muy fina. Y qué mejor que este vídeo para poder entenderlo. Está clarísimo que el marketing olfativo funcionar, funciona. Pero ¿Te parece que Dunkin´ Donuts está manipulando a los pasajeros? Si te interesa el tema, deja tu comentario más abajo!!

2 Comentarios

Escribe un comentario