Si os digo la verdad, aunque es primavera, he tenido que volver a sacar el plumas. Pero bueno, esperemos que pronto llegue el calorcito y con él los olores primaverales. Un montón de fragancias frescas que nos hacen sentir muy bien.
Hoy llega por fin la primavera, y con el buen tiempo apetece salir un poco de la ciudad y tomar el aire fresco. Por eso voy a apuntar en mi lista de los lugares que quiero visitar este parque tan especial.
Los olores están mucho más ligados a las emociones de lo que se puede pensar en un principio. Esto es debido a que la información olfativa llega a los centros más primitivos del cerebro, entre los que se encuentra la amígdala cerebral. Su papel principal es el procesamiento y almacenamiento de las reacciones emocionales. Es por ello que los estímulos olfativos nos pueden emocionar, relajar, animar... Determinados olores pueden modificar estados de ánimo. Por esta razón es muy interesante la aromatización de espacios en los que pasamos mucho tiempo. Las diferentes habitaciones de nuestra casa, la oficina, el coche. Son algunos de los lugares que podrás aromatizar según tus necesidades emocionales.
¿Te imaginas que en vez del pasaporte, tu simple olor corporal fuese suficiente para identificarte en un aeropuerto? Gracias al grupo de Biometría, Bioseñales y Seguridad (GB2S) en el centro de Domótica integral de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en un futuro será posible.
Estos días he aprovechado para hacer un inolvidable viaje a Beijing. Tenía mucha curiosidad por descubrir los olores de la ciudad, de sus mercados, de su comida... Si tuviese que definir mi experiencia olfativa con una sola palabra, creo que elegiría "intensa". Una mezcla entre comida, contaminación y una higiene algo escasa, para lo que estamos acostumbrados los occidentales.
Si te gusta la costura, y aún no tienes regalo de San Valentín... Tengo la solución perfecta. Con este sencillo tutorial, podrás elaborar un saquito térmico con forma de corazón y olor a lavanda.