Estos días he aprovechado para hacer un inolvidable viaje a Beijing. Tenía mucha curiosidad por descubrir los olores de la ciudad, de sus mercados, de su comida... Si tuviese que definir mi experiencia olfativa con una sola palabra, creo que elegiría "intensa". Una mezcla entre comida, contaminación y una higiene algo escasa, para lo que estamos acostumbrados los occidentales.

El chocolate tiene un olor fuerte, intenso. Dependiendo del tipo, sus matices son diferentes, pueden ir desde el cacao más amargo hasta el chocolate más dulzón. Hoy os dejo una selección de lo que me inspira este olor, sabor y color.