¿A qué huele Perú?

Después de un pequeño parón de verano, volvemos a la rutina. Hoy os traigo un post sobre mi último viaje a Perú, la pena es que no os haya podido traer todos esos olores que me he ido encontrando por el camino.
Este año he tenido la gran suerte de poder viajar un montón, una de las cosas que más me gusta hacer. En Nueva York encontré originales colonias con olor a pizza, a tormenta, o a Play Doh. En Beijing, olores fuertes y contundentes no aptos para olfatos sensibles. Pero, ¿A qué huele Perú? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Realmente es uno de los viajes más impresionantes que he hecho. La cultura, el paisaje, la historia, sus gentes… Son tan diferentes pero tan cercanos a la vez que desde el primer momento te sientes como en casa.

Mi primera parada fue Lima, una ciudad gris y un poco meláncólica que encierra todo un paraíso gastronómico. El olor de sus calles cuando se acerca la hora de la comida es indescriptible. Un mar de suculentas fragancias que van desde el fresco cilantro hasta el sabroso ají o pimiento.

Cuzco

La segunda parada fue Cuzco, una ciudad que encierra todo el misterio de la civilización Inca. Sus calles tienen un olor mucho menos cosmopolita que la capital, pero sin duda con un encanto especial. Nada más salir del meollo de la ciudad, un agradable olor a hierbas aromáticas aparece, y hace que el aire parezca mucho más puro y limpio.

Machu Pichu

Y por fin llegó la visita más esperada, la famosa ciudadela de Machu Pichu. Realmente digna de ver al menos una vez en la vida. Allí arriba parece que el tiempo se detiene, el olor a montaña lo invade todo. Una experiencia multisensorial, casi mágica.

paisaje en Machu Pichu

Una de las cosas que más me ha gustado del viaje es el contraste que ofrece el país. En pocos kilómetros la temperatura, la vegetación y el olor cambian por completo. Unos de los sitios más sorprendentes fueron los jardínes de Mandor, una reserva ecológica privada ubicada a 4 km de Aguas Calientes con infinidad de vegetación tropical y miles y miles de mariposas.

flores amarillas

mariposa

catarata de Mandor

Espero que muy pronto inventen las cámaras de olores, y poder así capturar instantes que seguro nos transportarán a nuestros mejores recuerdos.

Y a ti, ¿Qué olores te hubiese gustado capturar en tu último viaje?

 

Sin comentarios

Escribe un comentario